Instrucciones de conservación de su tabla para picar

El cuidado adecuado de su tabla para picar:
No deje nunca la tabla mojada con agua ni con ningún otro líquido durante un tiempo prolongado ni durante la noche.
A menudo es suficiente con limpiarla con un paño húmedo sin detergente o enjuagarla rápidamente bajo el grifo.
En caso de mucha suciedad, utilice agua caliente, un jabón suave y, si es necesario, un cepillo convencional.
Tenga cuidado de limpiar siempre tanto la cara delantera como la trasera de manera uniforme para que al secarse no se produzcan tensiones.
Para secarlas, las tablas deberán colocarse en posición vertical, para que el aire pueda circular dando vueltas alrededor de ellas.
La puesta a remojo, los detergentes agresivos y las temperaturas extremas (tanto el calor como las heladas) dañan la tabla.
Consejo: ¡no lavar nunca en el lavavajillas!
A modo de mantenimiento, de vez en cuando puede engrasar ligeramente la tabla en seco con aceite para cocinar.
Para aplicarlo, utilice un paño de algodón.
A continuación, deje que se infiltre y seque durante la noche.
De este modo, conservará la barrera de humedad.

Aviso:
La propia madera elimina los gérmenes por así decirlo, ya que posee un efecto antibacteriano.
La madera contiene taninos naturales y aceites esenciales que eliminan los gérmenes.
Los taninos se liberan en la tabla cada vez que se produce una nueva señal e impiden que los gérmenes se instalen en la madera.