Wüsthof
Wüsthof

Menü Prueba comparativa de productos

Cortar con el cuchillo de cocinero

El cuchillo de cocinero en un importante utensilio para la preparación de platos de todo tipo.
Cubre un amplio espectro de potenciales trabajos de corte.

Para que pueda obtener el mejor resultado de su cuchillo de cocinero, necesita contar con el tamaño más adecuado para usted. Ponemos a su disposición una enorme variedad de tamaños de hoja desde 12 cm hasta incluso 36 cm de longitud Los cocineros profesionales priorizan el cuchillo con una hoja de 20 cm como mínimo. En el uso doméstico se prefieren, no obstante, longitudes de hoja que oscilan entre 16 y 20 cm.

Le recomendamos que contacte con su distribuidor especializado y pruebe los diversos tamaños antes de elegir el cuchillo con el que se sienta más cómodo.

Técnica de sujeción:

El cuchillo de cocinero exige un manejo seguro. Muchos cocineros sujetan su cuchillo de este modo:

Ponen alrededor del mango los tres dedos inferiores de la mano guía mientras mantienen el dedo corazón en la virola.

El pulgar y el índice abrazan la hoja a derecha e izquierda.

De este modo, el cuchillo se sujeta firmemente en la mano, lo que garantiza una sensación de seguridad en el manejo de la hoja.

Técnica de corte: la llamada sujeción en forma de "garra" y el corte de medialuna

El cuchillo de cocinero se sujeta como se ha descrito antes.

La mano libre agarra el material de corte. Las yemas de los dedos están orientadas hacia atrás en el interior de la palma de la mano.
De esta manera, se evitan cortes en los dedos.

El cuchillo se coloca junto a los dedos de tal forma que la hoja solo los roce ligeramente durante el proceso de corte.

Para cortar se desplaza el cuchillo de cocinero a lo largo de los dedos de forma recta y de un lado al otro, mientras que la punta del cuchillo descansa sobre el soporte de corte.
Así es como se consigue el movimiento oscilante del cuchillo.

De forma paralela, el material de cote puede desplazarse mediante el pulgar en dirección a la hoja.
Como es necesario reconocer que es la práctica la que hace al maestro, esta técnica puede parecer al principio algo complicada.
Al principio, conviene practicar lentamente el movimiento oscilante hacia un lado y otro. Podrá comprobarlo: cuanta más práctica adquiera, más rápido y sencillo le resultará.

Y a medida que adquiera rutina en ello, también aumentará la velocidad al cortar.
Basta con un poco de práctica para poder cortar material de forma precisa y rápìda por igual sin emplear un gran esfuerzo en ello.

© Wüsthof